Ellas lo bordan - Costura con impacto

ELLAS LO BORDAN

Ellas lo Bordan es un proyecto social empresarial pensado para un colectivo especialmente vulnerable: madres solas con hijos/as a su cargo, sin apoyo familiar, víctimas de violencia en todas sus formas.

Nuestro modelo es integral. Apoyamos a las mujeres participantes y a sus hijos desde nuestra área social con un programa de acompañamiento personal que cubre aspectos legales, psicológicos, médicos e infraestructuras residenciales, y desde el área laboral con la formación y empleo en nuestro propia empresa, taller de inserción.

El motor con alma de Ellas lo Bordan es  un taller textil, que pretende dotar a las mujeres de confianza y autonomía personal en un espacio de trabajo en el que cobran gran importancia las ganas de aprender y el afán de superación. Y esto siempre con el objetivo de la excelencia profesional y la eficacia de los procesos de producción, que las permita evolucionar profesionalmente y nos impulse como empresa para ser sostenibles, autónomos y perdurables en el tiempo.

Nuestro primer taller social en Madrid emplea en una primera fase a 20 mujeres, procedentes de 15 nacionalidades distintas, a las que se ha formado y cualificado previamente. Nuestra vocación es la escalabilidad, por lo que pretendemos crear 20 nuevas plazas de trabajo cada año.

La Fundación AMOVERSE -entidad perteneciente a la Red de Menores del Sector Social de los Jesuitas de España-, como entidad social promotora de la empresa de inserción Ellas lo Bordan, desarrollará el acompañamiento sociolaboral y la actividad con los menores hijos de las madres trabajadoras.

Fundación amoverse
Jesuitas social
Ellas lo bordan

“Miro mis manos moverse entre las telas: las toco, las siento, las mido, las corto. Mi vida pasa entre ellas. Se entretejen las telas y mis deseos; las formas, los colores y mis anhelos.

Miro mis manos ayer atadas con muchos nudos, encadenadas por la injusticia, el mal llamado amor, la soledad, la impotencia, el miedo. Ahora se mueven ágiles entre la esperanza…

Ahora creo que puedo coser, que puedo ser libre. Creo que puedo seguir el difícil camino del hilván, que puedo encajar las costuras y mirar hacia delante sin miedo.”

Carmen Rivero Domenech

0